ToxicFree

0

No hay productos

  • Envío

    0,00 €
  • Total

    0,00 €

Sobre Nosotros

María: 

En el año 2001, al construir mi casa, utilicé un producto para tratar la madera, que contenía una sustancia tan legal como nociva: el lindano. A raíz de esta exposición, sufrí una hipersensibilización que me provoca reacciones muy molestas e incapacitantes al entrar en contacto con sustancias tóxicas, incluso a niveles muy “bajos”.

En mi nueva situación, me empeñé en encontrar productos de todo tipo que nos facilitasen la vida, no solo a mí, sino también a mi familia, a mis amigos y a otras personas que se me acercan, sin tener que prescindir del confort. La búsqueda de sustitutos saludables a cosméticos y artículos de limpieza usuales fue mi primer paso.

Investigando, descubrí maravillas dermatológicas de gozosas texturas y deliciosos aromas, y todo tipo de alternativas de gran calidad para cada producto convencional que íbamos sustituyendo, pero también me encontré con una realidad a la que no podía dar crédito: cientos de sustancias químicas sintéticas que contribuyen al desarrollo de múltiples enfermedades podían estar en los productos aparentemente más inofensivos, como champús, detergentes, desodorantes, ambientadores, insecticidas, maquillajes, colonias, compresas, toallitas…

Una parte de mí se negaba a creer que esto fuese posible, así que me dediqué a buscar fuentes oficiales que lo confirmasen y las encontré: Organismos Internacionales como el Parlamento Europeo, la OMS y su PNUMA, Ministerios, Institutos, Observatorios Medioambientales, Sindicatos, Universidades...

Desde ese momento, tal y como recomendaba el Parlamento Europeo, me propuse divulgar esta realidad. ¿Y cómo hacerlo desde mi nueva circunstancia? Pues ofreciendo información sobre los riesgos sanitarios conocidos y orientando sobre productos saludables y tiendas donde adquirirlos.

Casi una década después nace con la intención de dar una respuesta ordenada y práctica, a la vez que cálida y cercana, al gran número de consultas que recibo sobre productos para uso personal, para uso en hogares, escuelas o centros de trabajo, que estén verdaderamente libres de sustancias tóxicas, y que además “funcionen” y nos encanten. Contar con Jesús, mi amigo y ahora también socio, y con su experiencia empresarial fue decisivo para conseguirlo.

Apostamos por una sociedad de confort saludable, sostenible y justa, y creemos en la gran capacidad de transformación social que cada uno de nosotros poseemos al elegir el tipo de productos que consumimos.

   
María Corleone




-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 



Jesús:

Hace años que conozco a María y, desde entonces, mi familia y yo utilizamos productos libres de tóxicos. 
Sus circunstancias y su experiencia la han convertido en el aval de garantía más fiable de cada producto y marca que nos recomienda. 

También hace años que somos muy amigos y que María confía en mí tanto como yo en ella. Por esta razón, cuando tantas personas le sugeríamos que dejase de recomendar tiendas online y se decidiese a crear una propia, me pidió que la acompañase en esta aventura, en la cual me embarqué sin apenas dudarlo.

La petición que me hizo fue tan clara como atractiva:

“Necesito un socio que entienda muy bien lo que es una empresa respetuosa con las personas y con el medio ambiente, que tenga tantas ganas como yo de promover y facilitar un modelo de consumo sostenible y libre de tóxicos, y que además sea capaz de gestionar, dominar bases de datos, dirigir equipos, comprar en cualquier lugar del mundo, hacerse entender en varios idiomas, pero, sobre todo, que sepa escuchar detrás de las palabras, hablar con la mirada y que no le importe organizar sesudas reuniones en playas, montes, ríos... En definitiva, necesito a mi lado alguien honesto, paciente en general, y con mis circustancias en particular, que además sea capaz de conservar la ilusión a pesar de los problemas.

¿Te animas?” 

Miré a mi alrededor para saber si me hablaba a mi, porque de primeras no me identifiqué en su descripción pero he de reconocer que me gusta como me percibe. Me animé y aquí estamos los dos, comenzando nuestro proyecto  con esta  tienda.


Jesús Vilela